domingo, 8 de noviembre de 2009

El hombre Cangrejo

El hombre cangrejo anda de costado,
mira de soslayo sin pestañear,
aúlla con denuedo, reparte sandeces
y traga su vómito con cada bocado.

El hombre cangrejo maneja otorgamientos,
usa con saña su instinto embrutecido,
saetea masas de ignorantes asequibles
y recrece sus fétidos pensamientos.



El hombre cangrejo blande su reputación,
apoya causas imbéciles y libretos cursis,
con doblez acusada escribe manifiestos
y convoca aquelarres de similar condición.

El hombre cangrejo exige reparación,
demanda y recibe sustento,
no sufrirá hambre ni denuesto,
escribirá poemas de la revolución.

El hombre cangrejo es un portento,
odia a los pobres y a la mugre
lame el culo de sátrapas y capitalistas,
cuando a su amparo tiene sustento

El hombre cangrejo, en su chalet de marfil,
famoso, defensor de causas y aseado cabrón
firma dedicatorias estúpidas sin reparo,
y anda de costado enseñando su perfil.

El hombre cangrejo maneja las artes,
siempre que vengan con subvención,
vive a costa de los demás sin reparo
y en el estado ruin, se rasca sus partes.

EL HOMBRE CANGREJO TE DARÁ POR SACO SIN REMISIÓN
Y SU CHULO ESTATAL TE COLOCARÁ EN POSICIÓN

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues creo que soy en hombre cangrejo... o por lo menos un primo suyo...

Holbein el Joven dijo...

Bueno, primos, lo que se dice primos somos un montón. No creo que seas un verdadero hombre cangrejo, ellos nunca salen del armario.